La Cadena de la Autocomplacencia

Cálamo & Alquimia | Martín de Lima

H
oy recibí una de las cadenas de correo electrónico más ofensivas para mi sentido moral, de todas las que circulan en el mundo: FW: DESPUES DE QUE VEAS ESTO, ¿TE QUEDARAN ANIMOS DE QUEJARTE? o FW: DO NEVER COMPLAIN ABOUT THE LIFE YOU HAVE.

Desde luego soy un clusterbreaker porque el 99.99 por ciento de los mensajes son apócrifos, tienen virus o en el mejor de los casos se usan para fines de mercadotecnia. Detesto las cadenas que dicen que tendrás fortuna sólo reenviando el mensaje y odio las que piden ayuda para salvar a niños en peligro que nunca han existido… La de hoy me ofendió como ser humano porque después de mirar 55 fotografías de niños africanos, del Medio Oriente y latinoamericanos, con las que se describe puntualmente la situación de muchos pueblos con hambruna y sin acceso al agua y la salud, el autor de la presentación me pide que ore y dé gracias a Dios por que puedo ir a comprar una hamburguesa a MacDonalds a la vuelta de mi casa. Que soy afortunado en mi torre de marfil y más afortunado que el supuesto autor de las fotografías, un presunto Premio Pulitzer que se suicidó por no soportar el recuerdo.

Por supuesto, hay que orar ante lo que está fuera del alcance de la voluntad humana para resolver. Decía mi abuela: “No molestes a Dios con tarugadas”; pero eso que sí se puede lograr con la voluntad y la participación de la gente, no debemos dejarlo, de ningún modo y bajo ninguna circunstancia en las manos de Dios. ¿O para qué estamos en este planeta? ¿Sólo para vivir de él como parásitos destructores?

Todos los que tenemos algo, en lugar de únicamente quedarnos con ese malvado pensamiento del regocijo interno, personal de no estar en desgracia, esa falsa compasión del que dice “Bendito Dios que yo si tengo”, debe transformarse en un auténtico compartir con los demás, en la defensa de los que menos tienen. Debemos demostrar que los otros nos interesan y multiplicar el esfuerzo civil apoyándonos en las instituciones reconocidas a nivel mundial, como la Unicef, la FAO, los bancos de alimentos, la Cruz Roja y la Media Luna Roja, así como por decenas organismos privados no lucrativos que tienen programas serios de rescate de comunidades en todo el mundo.

La depresión económica global que ya está aquí y que algunos no quieren ver, aumentará la hambruna en muchos países. Vamos trabajando desde hoy para aminorar sus efectos o de ser posible, evitar que ocurra. Es prioritario recuperar las fuentes hidráulicas para que los niños de hoy no mueran de sed en los próximos 50 años.

Sé proactivo y participa: Organiza a tus vecinos o únete a cualquier grupo no lucrativo acreditado. ¿Sabías que donando un dólar a la semana para programas de desarrollo y responsabilidad social puedes marcar la diferencia en la calidad de vida de una familia en cualquier parte del mundo?

Infórmate. Que la humanidad no te sea indiferente.

Martín de Lima Moreno
Jefe de la Mesa de Redacción
Red Informativa TribuDelectus Americana, Inc.
www.tribu-info.ws
y
Director del Centro de Información e Investigación
Wings of Love, Inc.
www.wingsofloveinc.net

|||